La GLSE pide a Europa un trato justo y humano para los refugiados

La Unión Europea siempre se ha considerado a sí misma como un baluarte de los Derechos Humanos. La dignidad de las personas, la libertad, la democracia, la igualdad y el Estado de Derecho son valores consagrados en sus Tratados.

La Carta de los Derechos Fundamentales de la UE es una declaración clara y firme de los derechos de los ciudadanos europeos. Este documento, en su artículo 19, que habla de la protección en caso de devolución, expulsión y extradición, afirma textualmente que “se prohíben las expulsiones colectivas” y que “nadie podrá devuelto, expulsado o extraditado a un Estado en el que corra un grave riesgo de ser sometido a la pena de muerte, a tortura o a otras penas o tratos inhumanos o degradantes”.

Es evidente que el acuerdo alcanzado recientemente con Turquía, un país al que hace solo unos meses Bruselas recriminaba que había sufrido un importante retroceso en el respeto hacia los derechos de las personas, vulnera flagrantemente este principio.

No hablamos solamente de dar un trato justo y humano a los cientos de miles de personas que pretenden alcanzar el viejo continente huyendo de la guerra y de la muerte que les aguarda en sus países. Hablamos de un acto cínico y vergonzante que degrada y niega nuestros propios valores y sobre todo nuestros propios derechos como ciudadanos de la Unión Europea.

La Gran Logia Simbólica Española, como potencia masónica firmemente comprometida con los valores de la libertad, la igualdad y la fraternidad, rechaza y condena este acuerdo contrario a nuestros principios y a la dignidad humana, y exige a los Estados miembros de la Unión que estén a la altura que exige este momento y lo afronten que la generosidad y la amplitud de miras que hizo posible el nacimiento de la Europa unida que hoy estamos poniendo en peligro.

Nieves Bayo, Gran Maestre.

Comunicado de la R.·. L.·. Obreros de Hiram de condena de los atentados en París

franciaLa R.·.L.·. Obreros de Hiram número 29 de Sevilla, adscrita a la Gran Logia Simbólica Española, quiere unirse en el dolor de la sociedad francesa y en especial al de las víctimas y familiares así como al de todos nuestros hermanos francmasones, pues los hechos acontecidos en París nos ponen a todos ante un límite físico y emocional donde es necesario, más que nunca, estar unidos en el rechazo a las graves consecuencias que nos traen la ignorancia y el fanatismo.

En estos momentos es necesario huir de soluciones radicales e iniciar un profundo proceso de reflexión sobre la situación de una sociedad donde, poco a poco, se imponen visiones que atentan contra los más elementales derechos de las personas.

Desde nuestra Logia, que practica una masonería centrada desde siempre en la intermediación y el encuentro entre culturas a la búsqueda de una sociedad mejor, queremos enviar un mensaje positivo de acción en el que todos debemos implicarnos, pues nos jugamos algo tan esencial como es el derecho a una convivencia pacífica en una sociedad libre. Es momento, pues, de movilizarnos todos, como el mejor homenaje a las víctimas de París y en solidaridad con sus familiares y amigos.

Por su parte, la Gran Logia Simbólica Española también se ha manifestado

Carta de Nieves Bayo al Embajador de la República Francesa en España:
Como Gran Maestre de la Gran Logia Simbólica Española quiero expresarle, en nombre de todos los masones que forman parte de esta obediencia, nuestro más profundo pesar por unos ataques que atentan contra el más elemental de los derechos humanos, que es el de la vida.
Compartimos el infinito dolor que siente en estos momentos la sociedad francesa y nos ponemos a su disposición.
Queremos estar a su lado y manifestar nuestra más profunda solidaridad en estos momentos de tristeza y sufrimiento.
Una vez más, y a pesar de la exasperación que todos sentimos, debemos y queremos repetir que la mejor alternativa a la barbarie, al absurdo y a la sinrazón son los valores republicanos de libertad, igualdad y fraternidad que compartimos los masones.

Lux Malacitana levanta columnas en presencia de su Logia Madre

Levantamiento de Columnas

La Venerable Maestra Ascensión Tejerina se dirige a los asistentes, en presencia del VM de la Logia Madre de Lux Malacitana, la Logia Obreros de Hiram, de Sevilla.

La Masonería adogmática española cuenta desde el sábado 25 de enero con un nuevo taller, la Respetable Logia Lux Malacitana 74, adscrita a la Gran Logia Simbólica Española (GLSE), la mayor organización nacional de masones adogmáticos que, a diferencia de la Masonería Regular, admite a mujeres entre sus filas y no exige adscripción religiosa alguna a sus miembros.

En el Hotel Montemálaga se concentraron más de 80 masones procedentes de logias de toda España, así como de Rumanía, Francia y Bélgica, para dar la bienvenida a esta nueva Logia, que nace después de 3 años de preparación y de trabajo de sus miembros en su Logia madre, Obreros de Hiram, constituida en Sevilla hace 29 años, que ahora se independiza y adquiere carta de naturaleza para iniciar masones con toda capacidad operativa.

La Gran Maestra de la Gran Logia Simbólica Española, Nieves Bayo, acompañada de una “comisión instaladora” fue la encargada de presidir el Levantamiento de Columnas del nuevo Taller, hasta entregar la “carta patente” a la que será, desde ahora, la presidenta – o venerable maestra en lenguaje masónico – de Lux Malacitana, la asesora fiscal Ascensión Tejerina, con una larga trayectoria masónica, apoyada por una decena de masones también de amplia trayectoria. Tejerina dirigió desde ese momento los Trabajos Masónicos, que comenzaron la instalación de todos los oficiales de la Logia, que la acompañaran desde ahora en la dirección.

El acto formal del Levantamiento de Columnas e Instalación de Oficiales se desarrolló durante toda la mañana, en un ambiente de Fraternidad con la lectura de varios trabajos escritos y la interpretación de piezas musicales a cargo de músicos que, además, son hermanos masones. Todos los asistentes resaltaron el éxito del acto, por su brillantez, asistencia de hermanos de distintos talleres, calidad intelectual y proyectos de futuro.

A partir de ahora, Lux Malacitana se reunirá periódicamente en Málaga y comenzará a iniciar nuevos masones, ya que hay numerosas “llamadas a la puerta”, en algunos casos de extranjeros residentes en la provincia.

La GLSE tiene así un nuevo taller, que se une al ya existente en la provincia de Malaga, la Logia Aurora, situada en Marbella.