Historia de la Gran Logia Simbólica Española

HISTORIA DE LA GRAN LOGIA SIMBOLICA ESPAÑOLA (GLSE-GOEU)

1980 – 2005

1.- Los antecedentes remotos

Felipe, duque de Wharton, creó en Madrid la primera logia masónica que trabajó en territorio español y que adoptó el nombre de Las Tres Flores de Lys por el hotel en que celebró su fundación el 15 de febrero de 1728. Este hotel se hallaba situado en la calle San Bernardo, por lo que la logia también fue conocida como Saint Bernard’s Street Lodge. Pero ni el siglo XVIII ni buena parte del XIX fueron –salvo pequeños períodos liberales- propicios para el desarrollo de la Orden.

En 1886 se crea la Gran Logia Simbólica Regional Catalana, que en 1888 se transforma en la Gran Logia Catalano-balear, con 22 talleres y 947 hermanos. Su primer gran maestre fue Rossend Arús Arderiu, nacido el 16 de julio de 1844. En 1920, la GLCB se convierte en la Gran Logia Simbólica Española, que en 1921 forma parte de la Asociación Masónica Internacional (AMI). Sin perjuicio de aceptar la importancia histórica del Grande Oriente Español (GOE), y la imprescindible aportación de Miguel Morayta, nacido en Madrid el 13 de septiembre de 1834 y fallecido en 1917, la actual Gran Logia Simbólica Española se reconoce en la tradición masónica que toma como referente a Arús.

La GLSE se reconoce, además, a sí misma en la historia de los hombres y mujeres que en España han combatido por los ideales de libertad, igualdad y fraternidad, desde el silencio del templo interior hasta el compromiso público por un mundo mejor.

2.- Los antecedentes próximos

Como es sabido, el franquismo como totalitarismo profundamente antiliberal persiguió con saña la aniquilación de las libertades de pensamiento y de conciencia. Esto le hizo combatir de forma especial a la francmasonería desde la incautación del templo de Sta. Cruz de Tenerife el 15 de septiembre de 1936 y el saqueo del templo de Valladolid, seguido del fusilamiento de unos cuarenta hermanos, en los primeros días del golpe. El 21 de diciembre de 1938, el general Franco decretó la destrucción o retirada de todos los símbolos e inscripciones masónicas que fueran considerados ofensivos para la Iglesia Católica Romana. Dos leyes, la de responsabilidades políticas de 9 de febrero de 1939, y la de represión de la masonería, el comunismo y demás sociedades clandestinas, de 1 de marzo de 1940, sellan la exclusión del nuevo orden fascista de cuantos pudieran albergar un mínimo aliento de libertad, incluidos los francmasones.

Durante la larga oscuridad de la dictadura, la FM española pervive institucionalmente en el acogedor exilio mexicano con el mantenimiento de una estructura exclusivamente administrativa, sin ningún taller operativo, del Grande Oriente Español (GOE), gracias a la hospitalidad de la Gran Logia “Valle de México”. La FM española sobrevive, también, sobre todo, en los hermanos del exilio republicano que trabajan en las logias de sus lugares de residencia. En algunos casos, estos talleres masónicos evocan su origen en la denominación: Presidente Companys (México D.F.), Esperanza (Marsella), Iberia e Hispania (París), Toulouse y Fraternidad (Toulouse), Exilio (Montpellier), Lealtad Española (New York), Renacer Ibérico (Sao Paulo), Floridablanca (Buenos Aires), Minerva (Marruecos), Fénix (Argel)…

En 1973 se crea en Oropesa la RL La Luz, formada por francmasones belgas de diversas obediencias liberales deseosos de ayudar al renacimiento de la Orden en España, todavía en los últimos años del tardofranquismo. Dos hermanos merecen el reconocimiento perpetuo de homenaje y admiración, Michel Vanommeslaeghe y Raoul van Haute.

En septiembre de 1976, el representante en Francia del Grande Oriente Español, José Torregrosa, participa como invitado en los conventos o asambleas generales del Gran Oriente de Francia y de la Gran Logia de Francia en París.

En enero de 1977 un grupo de francmasones, entre los que se hallaba Rafael Vilaplana, redacta un breve documento de bases para [la] reorganización de la Masonería en Cataluña, que propugna la creación de la Gran Logia de Cataluña. Estas bases defienden que en cada pueblo y nacionalidad del Estado Español se cree una Gran Logia y que se integrará entre las distintas grandes logias una confederación hispánica, que podría coincidir con el Grande Oriente Español. Los trabajos masónicos se ajustarán –dice el documento- a los landmarks del simbolismo, serán exclusivamente en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, se reconocerá un principio creador denominado Gran Arquitecto del Universo, perfectamente compatible con la más amplia tolerancia y respeto hacia todas las opiniones filosóficas y políticas.

El papel recién descrito se había redactado en el entorno de la RL Cataluña creada el 6 de marzo de 1976. El 25 de enero de 1977, ocho hermanos, cuyos nombres simbólicos eran Aquiles, Lobo, Bolívar II, Calpe, Adriano [Jean Casademont Nouzille], Amistad [Francisco Hernández González], Franquesa y Justicia anuncian su deseo de permanecer en el GOE, aplazando la propuesta de constitución de la GL de C El 2 de febrero de 1977 se constituye formalmente la RL Minerva-Lealtad, con la vocación de afiliarse al Grande Oriente Español, en cuyo registro acabaría ostentando el número 3. Al día siguiente se votan los cargos del taller, siendo elegido VM Rafael Vilaplana Fuentes (simbólico Bolívar). Y, finalmente, al tercer día consecutivo de trabajos, se produce el juramento de los oficiales del taller, así como la elección de rito (el escocés antiguo y aceptado) y el acatamiento de la Constitución del GOE

El 15 de febrero, la logia intercambia correspondencia con otros dos talleres renacidos, La Matritense e Illice Constante. El cuadro lógico fundador recoge los nombres simbólicos de ocho hermanos (un grado 30º, cinco maestros y dos compañeros) y sus profesiones (director de empresa, técnico financiero, director de personal, jubilado, técnico de marketing, director general, adjunto a dirección y profesor). La media de edad supera los sesenta años. Todos están casados, salvo uno de ellos que es viudo. Cinco tienen nacionalidad española y tres, francesa.

Al nuevo taller masónico se incorporan poco después Antonio Martínez Nieto, Rosendo Guevara y Ginés Alonso (simbólico, Trabajo), quien se había iniciado en la RL Reconstrucción de la Grande Loge de France el 22 de febrero de 1952. Olegario Pachón (también de la Gran Logia de Francia) –que se afilaría poco después- escribe desde París y anuncia una visita de una delegación del Gran Oriente de Francia para el 19 de marzo de 1977. José Antonio Ferrer Benimelli se ofrece para dar una conferencia en Barcelona el 18 de marzo, como así se acuerda. La charla se aplazaría por enfermedad del orador hasta el 25 de abril.

El 2 de abril de 1977 la RL Minerva-Lealtad se reúne en Perpignan en tenida extraordinaria para la iniciación de un profano identificado en la plancha o acta de los trabajos con las iniciales M.T. La logia anfitriona es Saint-Jean-des-Arts de la Regularité, de la GL de Francia. La RL Exilio, del Orde Montpellier, afiliada a la GL de Francia y con un título distintivo suficientemente expresivo, se ofrece para acoger nuevas iniciaciones.

El 6 de mayo de 1977, un hermano de Tánger solicita auxilio económico a la logia y se le remiten 2.700 pesetas. Ese mismo día, la logia se plantea la necesidad de disponer de un templo propio y nombra un “triángulo” o comisión con este fin formado por los hermanos Bolívar, Justicia y Lobo. La segunda iniciación de un profano se realiza en Montpellier, con la asistencia de 44 hermanos. Sobre la cuestión del local, el taller se plantea adquirir una masía cercana a Sabadell por un precio de novecientas mil pesetas, proyecto que finalmente no se llevaría a cabo.

El 15 de diciembre de 1977, la logia Minerva-Lealtad ha doblado el número de sus miembros con las afiliaciones e iniciaciones realizadas y cuenta con dieciséis hermanos. Reelige como VM a Rafael Vilaplana. Un hermano informa sobre los primeros contactos con el propietario de un local en la calle Avinyó, en el mismo edificio que hasta 1939 fue la sede del Ateneo Fénix, albergue de las logias del mismo nombre y Lealtad.

El 4 de febrero de 1978 se reúnen once maestros masones en La Unión (Murcia): Julián Calvo, Francisco Espinar, Ricardo Gorges, E. López Herrero, Julio Macián, Antonio Martínez Nieto, Eduardo Orenes, Antonio Navarro, Ignacio Planas, Pedro Ros y Rafael Vilaplana. Preside el hermano de mayor edad y actúa como secretario el más joven, Ignacio Planas. Los congregados expresan su grave preocupación por el alejamiento del GOE de la francmasonería liberal tradicionalmente practicada en España.

En marzo de 1978 se crea en Valencia la RL Blasco Ibáñez retomando una tradición previa a la guerra civil. El día 19 del mismo mes se reúnen en Madrid 25 delegados de las logias Ilice Constante de Elche, Casablanca de Alicante, Oriente de Madrid, Valencia de Valencia, La Matritense y Unión Hispánica de Madrid y Minerva-Lealtad de Barcelona. Se elige la Gran Comisión Permanente del GOE presidida por Francisco Espinar Lafuente como Gran Maestre interino y formada por cuatro hermanos más, entre los que se halla Rafael Vilaplana. Los próximos meses vivirían un enfrentamiento entre la Francmasonería fiel a México encabezada por Espinar y la del interior, representada por Jaime Fernández Gil de Terradillos. En el momento de la inscripción en el registro de asociaciones la primera se denominará GOEU y la segunda GOE.

Las tenidas de la logia Minerva-Lealtad se realizaban, normalmente, en casa del hermano Joan Nicolau Pi, procedente del Derecho Humano belga, que se afiliará al taller el 3 de junio de 1978. Ese mismo día es elegido VM el hermano Lobo y entre los oficiales del taller hallamos a Jean Casademont, Rafael Vilaplana, Ginés Alonso, José Llansó y Peter Schwerin.

El 9 de julio de 1978 se crea la RL Humanitas Gerundensis, en Girona. El 14 de julio de 1978 visita Minerva-Lealtad el VM de la Logia Perseverancia nº 1 [nombre que había adoptado la logia Cataluña, de la que se ha hablado antes], Joan González Massó. Con los años la RL Perseverança 1976 nº 23 se afiliaría a la GLSE y el hermano Massó sería el primer gran maestre de la GLCB al crearse en su seno este distrito tras la reforma de los Reglamentos Generales de 1990. Miembro fundador de la logia Cataluña, por cierto, había sido también Luis Salat Gusils, primer gran maestro en 1985 de la Gran Logia de España, reconocida por la Gran Logia Unida de Inglaterra.

El 25 de noviembre de 1978, la RL Minerva-Lealtad recibe una delegación de la RL Echo du Grand Orient, un influyente taller del GOdF radicado en Nimes que jugaría un papel relevante en la reconstrucción de la francmasonería española, destacando el hermano Albert Balaguer.

El 9 de diciembre de 1978 es iniciado en la logia Minerva-Lealtad Francisco Ramos Molins (simbólico, Conde), diputado socialista en las Cortes Constituyentes, quien manifiesta tras las palabras de bienvenida del orador “su alegría por estar entre masones, deseo largamente anhelado”. Paco Ramos será Venerable Maestro de Minerva-Lealtad en 1982, hasta su fallecimiento.

El 20 de enero de 1979 el Gran Consejo Federal Simbólico del GOE anuncia que en el mes de noviembre anterior había solicitado el reconocimiento de la obediencia por la Gran Logia Unida de Inglaterra. El 7 de febrero de 1979 Michel de Just, Gran Maestre de la Gran Logia de Francia, invita a su homólogo en el GOE a una reunión de la francmasonería europea en Estrasburgo.

El 21 de abril de 1979 la RL Minerva-Lealtad acuerda separarse del GOE, por el alejamiento de éste de la francmasonería liberal. Se tiene constancia de que en ese año existía ya en Barcelona la RL Francesc Ferrer i Guàrdia, del Derecho Humano. El 20 de octubre de 1979 se produce la adopción por los talleres fieles a Espinar del nombre GOEU, entidad a la que pertenecerá por poco tiempo la logia Minerva-Lealtad, hasta que el 15 de mayo de 1980, se formaliza la constitución en Barcelona de la Gran Logia Simbólica Española, realizada ya en el local de Avinyó, 27, que se había alquilado por la que sería su logia madre hacia finales de 1979.

Mientras tanto, dos sentencias del Tribunal Supremo de 3 de julio de 1979 habían “legalizado” a la Orden en España, al declarar nula la denegación administrativa de la inscripción de dos obediencias en el Registro de Asociaciones, por aplicación directa del artículo 22 de la Constitución. Esta recepción de la masonería entre el elenco de manifestaciones asociativas democráticas es la que celebra la GLSE junto a las logias madrileñas Hermes – Tolerancia, Amanecer y Arte Real el 11 de diciembre de 2004 con un coloquio público en el Ateneo de Madrid. Durante el acto, que adquiere una notable repercusión televisiva, J. Francisco Ortiz interpreta a la guitarra obras de Federico García Lorca.

3.- Los primeros años

La avanzada edad de los hermanos de Minerva-Lealtad nº 1, descrita más arriba, corría pareja a la de los impulsores de Humanitas Gerundensis nº 2 y del pequeño triángulo José Romeu nº 3 de Castellón. Las siguientes logias serán La Luz nº 4 de Oropesa, la más antigua de las hoy en activo, Blasco Ibáñez nº 5 de Valencia, Caballeros del Teide nº 6 de Tenerife, Justicia nº 7 de Barcelona y Hermes Tolerancia nº 8 de Madrid, cuya sede inicial radicó en un piso de la calle Bravo Murillo. La renovación generacional se realizaría muy lentamente y así los archivos registran 69 iniciaciones entre 1980 y 1986 y 171, entre 1987 y 1991, combinadas con afiliaciones y bajas que situaban los efectivos en septiembre de 1991 en 246 hermanos. Da idea de la dimensión de la GLSE la cifra de gastos en 1987-88, que no llegó al medio millón de pesetas. La revista Cuadernos Masónicos, publicada por la Obediencia en Valladolid entre 1989 y 1991, y de la que aparecieron seis números, tenía 153 suscriptores.

Hermanos especialmente activos en el primer sexenio, hoy ya fallecidos, fueron además del primer gran maestre, Rafael Vilaplana, y de sus adjuntos, Ginés Alonso [pasado al Or eterno el 4 de diciembre de 1988] y Olegario Pachón, Antonio Navarro, Pedro Montlló, Joaquín Borja Compán, Manuel Costa Cabré, Juan Domingo Garrido (simbólico, Séneca), Pere Durán Vinardell, Joan Nicolau Pi, Francisco Hernández González, Julio Macián Abellán, Antoni Marcos Nolla (simbólico, Layret), André Matthys, Felipe Ramos Márquez, Francisco Hermano Beut, José Llansó, Mario Martínez, Armando Bailén y Valldecabrés.

En 1983, la Gran Logia Simbólica Española es admitida en el Centro de Enlace y de Información de las Potencias Masónicas firmantes del llamamiento de Estrasburgo de 22 de enero de 1961, abreviadamente CLIPSAS, la organización internacional de la francmasonería liberal. Las relaciones internacionales más estrechas se mantienen con el Gran Oriente de Francia, el Gran Oriente de Bélgica, la Federación belga del Derecho Humano y la Gran Logia de Italia. En 1986, la GLSE trabaja intensamente el tema del combate contra el racismo –un peligro sólo latente entonces en España- y realiza los primeros contactos con el Museo de Salamanca con la voluntad de dignificarlo y de establecer lazos de colaboración.

El 5 y 6 de mayo de 1984, Rafael Vilaplana representa a la GLSE en los Encuentros Internacionales de Colmar; los días 9 y 10 del mismo mes Vilaplana, acompañado de Ginés Alonso, visitan a los grandes maestres del Gran Oriente y de la Gran Logia de Bélgica en Bruselas; el día 11, participan en una tenida de la RL La Luz en Gante; y, finalmente los días 19 y 20 asisten a la instalación del nuevo gran maestre del GOB

El 20 de octubre de 1984, el Gran Consejo Simbólico de la GLSE celebra una Tenida de Gran Logia en homenaje a Francesc Ferrer i Guàrdia y el día 21, domingo, a mediodía un acto público ante la tumba del pedagogo librepensador en el que toma la palabra el H Olegario Pachón, con asistencia de numerosos hermanos franceses y de la RL Francisco Ferrer de París.

La GLSE mantiene desde su creación buenas relaciones con la FM femenina. Así , la RL Luz Primera, de la Gran Logia Femenina Francesa, empieza a trabajar a mediados de los ochenta en el Templo de Avinyó, y el 28 de mayo de 1988 una delegación encabezada por el Gran Maestre Roger Leveder asiste en Madrid al encendido de luces de la RL El Crisol. Este proceso ha culminado con la creación de la Gran Logia Femenina de España en Barcelona el 4 de junio de 2005, acto en el que a pesar de coincidir con la Asamblea de la GLSE en Cartagena, la Obediencia ha estado representada por una notable delegación presidida como Alto Representante por Joan Ramón Rodoreda, quien, por cierto, estuvo presente en la ceremonia de 1988 en Madrid.

Del 7 al 10 de marzo de 1985 la GLSE organiza en Madrid la Asamblea anual del CLIPSAS, situada en el Hotel Cuzco. Años después, en mayo de 1998 la sede sería el Hotel Belagua de Barcelona, siendo Gran Maestro Javier Otaola.

Los días 21 a 23 de febrero de 1986 se celebra en Lisboa el Segundo Congreso Masónico Ibérico, momento de encuentro entre el Gran Oriente Lusitano y la Gran Logia Simbólica Española, potencias masónicas soberanas que han mantenido incólumes sus lazos de fraternal amistad.

El 14 de noviembre de 1986 se realiza uno de los primeros actos públicos de la GLSE, la jornada sobre la masonería en Cataluña: pasado, presente y futuro, en la Casa de l’Ardiaca. Los trabajos se publicaron, posteriormente, por el Ateneo Minerva. El mismo Ateneo era el encargado de la edición de El Taller, revista de arte, pensamiento y estudios simbólicos, que tuvo una primera época en multicopista y una segunda en offset, entre 1986 y 1987, en la que aparecieron cuatro números.

En 1987 se celebra en París el Encuentro Masónico Internacional auspiciado por el Gran Oriente de Francia. El Presidente François Mitterrand recibió a los jefes de delegación, entre los que se hallaba Rafael Vilaplana.

El 27 de junio de 1987 toma posesión de su cargo el segundo gran maestre de la GLSE, regularmente elegido por sufragio universal, Roger Leveder (simbólico, Alondra). En julio de ese mismo año se publica el nº I del Boletín Oficial, que tendría hasta VII ediciones, siendo sustituido en octubre de 1989 por el Delta, que ha alcanzado en 2004 el número 45 y una alta calidad editorial, impensable en los tiempos heroicos de la máquina de escribir. El 1 de noviembre de 1988 se crea la Alta Cámara de Justicia de la GLSE

En 1988 el Grand Orient de France nombra garantes de amistad cerca de la GLSE a los HH Jean Cadorne, Jean Yves Tournée y André Quet. Por su parte, la GLSE nombra para el cargo homólogo a los HH Ginés Alonso, Alberto González y Joan-Francesc Pont. El 28 de febrero de 1992, el Grand Orient de France concederá a la GLSE la patente del Rito Moderno o Francés, en el cual trabajan hoy las logias Hermes-Tolerancia al Or de Madrid, Descartes al Or de Barcelona y Res Pública, al Or de Terrassa.

El 26 de marzo de 1988 el Gran College des Rites del Grand Orient de France instala en Barcelona el Supremo Consejo de España, que recupera la tradición del filosofismo escocista iniciada el 4 de julio de 1811 y que en la actualidad se denomina Supremo Consejo Masónico de España y se halla fraternalmente unido a la GLSE mediante un tratado de amistad firmado el 17 de mayo del 2003, para sustituir el anterior, de 9 de junio de 1990. El primer Soberano Gran Comendador fue Rafael Vilaplana Fuentes y en la actualidad ocupa este cargo Francesc Bosch Ferré.

Francesc Bosch, Soberano Gran Comendador y Ascensión Tejerina, Gran Maestra, en el acto de la firma del convenio entre sus respectivas Potencias

El 26 de noviembre de 1988 el Gran Consejo Simbólico de la GLSE se reúne por vez primera en Madrid.

El 25 de junio de 1988, el Gran Maestre adjunto, Joan-Francesc Pont representa a la GLSE en la Tenida solsticial de la RL Echo du Grand Orient, en Nimes, sobre cuya influencia en España se ha hablado antes. Asiste el Gran Maestre del GOdF Jean-Robert Ragache. El 3 y 4 de junio de 1989, Roger Leveder, invitado por el gran maestre del GOdF, Christian Pozzo di Borgo, participa en los actos del bicentenario de la Revolución francesa en París. El mismo año 1989, la GLSE acuña una medalla conmemorativa del décimo aniversario de la legalización de la Orden en España.

El 27 de agosto de 1989, la RL Minerva-Lleialtat nº 1 organiza una tenida extraordinaria a la que asisten un centenar de hermanos con motivo del 55º Congreso de la Liga Universal de Francmasones, presidido por Gérald Corthesy, en el Hotel Princesa Sofía de Barcelona.

En 1989, la GLSE presenta por vez primera un Balance contable normalizado. Los ingresos del ejercicio ascienden a 1.374.600 pesetas y los gastos a 940.700 pesetas.

Del 14 al 16 de agosto de 1989 tiene lugar el curso La FM como escuela de formación del ciudadano en los cursos de Verano de Vélez-Málaga y entre los oradores se hallan Enrique M. Ureña, Pedro Álvarez Lázaro, Victoria Hidalgo, Juan Ortiz y Roger Leveder. Desde entonces estas actividades académicas estivales han constituido una constante en la actividad de los grandes maestros de la GLSE hasta el propio verano de 2005 en que Ascensión Tejerina ha participado en sendos cursos en La Palma de Gran Canaria y en Carmona. El primero, sobre Las culturas Masónicas, organizado por la Universidad de la Laguna, contando curiosamente y entre los oradores con Enrique M. Ureña y Pedro Álvarez Lázaro, así como Manuel de Paz, Pierre-Yves Beaurepaire, Luis Martín y Jacinto Torres; y el segundo sobre Republicanismo y Masonería, auspiciado por la Universidad Pablo Olavide de Sevilla.

En la Asamblea General de 1990, se aprueba la nueva Constitución y los nuevos Reglamentos Generales de la GLSE, inspirados por dos criterios básicos: la laicidad como valor central de la Francmasonería y la federación organizativa con la regulación de los distritos. La Gran Lògia de Catalunya i Balears se constituye el 16 de febrero de 1991 y la Gran Logia Centro-Norte, el 28 de marzo de 1992, siendo el primer Gran Maestre de esta última, Alberto González.

Ese mismo año, concretamente el 12 de junio, se firma un convenio de amistad con la Gran Logia de Dinamarca, nombrándose garantes de amistad a Borge Rasmunsen por parte de los daneses y a Joan-Ramon Rodoreda por parte de la GLSE.

El 27 de junio de 1992 la GLSE celebra en Barcelona su Asamblea anual. A propuesta de la RL Minerva-Lleialtat nº 1 se interpreta el artículo 59 de los Reglamentos Generales en el sentido de que no cabe acepción de género, por lo que la GLSE se abre a la mujer sin restricción alguna. Este acontecimiento marca, probablemente, el fin del período fundacional. La primera mujer iniciada en la GLSE fue Josefina Saló Ramell (simbólico Ruth), de una familia de larga tradición masónica que se remonta a principios del siglo XIX, en la RL Justicia nº 7, el día 14 de noviembre de 1992. Pepita Saló donó una serie de documentos y ornamentos masónicos pertenecientes a sus antepasados, que en la actualidad se hallan expuestos en la sala de pasos perdidos del Ateneu Minerva de Barcelona.

El 16 de enero de 1993 se firma un convenio de amistad con el Rito Nacional Mexicano, y en fecha 25 de junio del mismo año esta potencia concede la patente de Rito a la GLSE. A partir de esa fecha la RLMiguel de Cervantes nº 15 lo adopta como segundo, y concretamente en octubre de ese mismo año celebra una tenida bajo la presidencia de Roger Leveder conforme a tal rito.

En 1993, la GLSE concede un diploma del Gran Consejo Simbólico de la Orden a los profesores Pedro Álvarez Lázaro, Victoria Hidalgo Nieto, María Teresa Díaz de los Ríos y Enrique M. Ureña, por su labor a favor de la FM española en el mundo académico y profano. Diez años después, Pedro Álvarez recibirá una nueva distinción del Gran Consejo, prueba del largo camino que desde su independencia como investigador ha recorrido junto a la GLSE

Dos libros han de mencionarse como fuentes directas de conocimiento del espíritu de la GLSE: La masonería vista por dentro de Roger Leveder (Obelisco, Barcelona, 1ª edición, 1987; Hiria, Donostia, 2ª edición, 2004) y La masonería hoy, razón y sentido, de Javier Otaola, cuarto gran maestro de la GLSE, (Haramburu, Donostia, 1996 y segunda edición en 2000) La colección Tres puntos está impulsada por la logia de estudios Teorema.

El 9 de mayo de 1994 fallece la nieta de Miguel Morayta, Isabel Morayta, a la edad de 88 años, tras una vida en la que sufrió persecución y privaciones por defender la memoria de su abuelo, el ilustre profesor francmasón y librepensador. La GLSE le había otorgado una medalla de honor y la había socorrido en sus necesidades. Enterrada en el cementerio civil del Este de Madrid, asistieron a la ceremonia Roger Leveder y Francisco Rueda, entre otros HH