Conferencia y Tenida de la Logia Theorema

Adjuntamos resumen de la conferencia de Santiago Castellá, celebrada el viernes 28 de septiembre de 2012 en la Universidad de Sevilla, Facultad de Filología y convocatoria de Tenida de la Logia de Estudios Theorema, el día 29, en la sede de nuestro Taller.

Santiago Castellá: “estamos en una encrucijada de la que no va a ser fácil salir”
El recorte en derechos sociales nunca viene solo y se empobrecen todos los discursos”

El doctor en Derecho Internacional Público en la Universidad Rovira i Virgili, en Tarragona y destacado impulsor del laicismo en Cataluña y España, disertó en la sede central de la Universidad de Sevilla sobre la “Vigencia de los Derechos Humanos en un contexto de crisis y fracturas sociales”, invitado por la Logia Obreros de Hiram, de Sevilla. Una interesante conferencia de la que ofrecemos una grabación de dos minutos junto a esta crónica. (Puede verse en HD)

Comenzó poéticamente su disertación, con un fragmento de “A una España joven”, de Antonio Machado, a la búsqueda de un ideal ético. Ideal que, sin duda, sigue vigente.

… Fue un tiempo de mentira, de infamia. A España toda,
la malherida España, de Carnaval vestida
nos la pusieron, pobre y escuálida y beoda,
para que no acertara la mano con la herida.
Fue ayer; éramos casi adolescentes; era
con tiempo malo, encinta de lúgubres presagios,
cuando montar quisimos en pelo una quimera,
mientras la mar dormía ahíta de naufragios.
Dejamos en el puerto la sórdida galera,
y en una nave de oro nos plugo navegar
hacia los altos mares, sin aguardar ribera,
lanzando velas y anclas y gobernalle al mar.
Ya entonces, por el fondo de nuestro sueño
—herencia de un siglo que vencido sin gloria se alejaba—
un alba entrar quería; con nuestra turbulencia
la luz de las divinas ideas batallaba.
Mas cada cual el rumbo siguió de su locura;
agilitó su brazo, acreditó su brío;
dejó como un espejo bruñida su armadura
y dijo: “El hoy es malo, pero el mañana… es mío”.
Y es hoy aquel mañana de ayer… Y España toda,
con sucios oropeles de Carnaval vestida
aún la tenemos: pobre y escuálida y beoda;
mas hoy de un vino malo: la sangre de su herida.
Tú, juventud más joven, si de más alta cumbre
la voluntad te llega, irás a tu aventura
despierta y transparente a la divina lumbre:
como el diamante clara, como el diamante pura.

Castellá continuó con un recorrido histórico y consideró la Paz de Westfalia, en 1648, con el fin de las guerras de religión y el comienzo de la supremacía del concepto “soberanía nacional”, el elemento esencial para entender la configuración mundial de los Derechos Humanos, especialmente tras el surgimiento del protestantismo y la búsqueda de la decisión ética de cada persona, la glorificación del trabajo y la ética del esfuerzo, por encima de los esfuerzos de los estados.

Surge entonces el principio de Tolerancia, reconociendo que “yo no tengo la totalidad de la verdad”, elemento que luego se traslada a la política, para concebir entonces la Democracia. Comienza así un recorrido que desarrolla los derechos de la persona. Habrá que esperar a 1917, con la Constitución de México, cuando se reconozcan también los derechos económicos, sociales y culturales, momento en que se vuelve a pedir la intervención del Estado para garantizarlos.

Sin embargo, llegamos a un siglo XX donde se han dado las máximas violaciones de los Derechos Humanos y se genera el concepto filosófico de “el idiota moral”, que define a aquellos que “muestran incapacidad para distinguir entre el bien y el mal”. Llegamos así al genocidio judío, el Gulag o Hiroshima, sin espacio alguno para el pensamiento ilustrado.

A partir de entonces vuelve el esfuerzo y se llega a la Declaración Universal de Derechos Humanos, en 1948, que no fue fácil aprobar, pues contó con numerosos votos negativos y abstenciones (países de la órbita soviética, Arabia Saudí, Sudáfrica). Ante tanta complicación, en un proceso de 30 años se dan tres procesos que siguen abriendo camino:

  • Tratados Regionales, como los de Estrasburgo o la Carta Árabe de Derechos Humanos, que cada zona mundial adapta a su visión.

  • Regulaciones sobre temas concretos: mujer, apartheid, infancia, etc

  • Relatores especiales de la ONU que atienden a denuncias concretas de ciudadanos .

Con este planteamiento, la Declaración Universal de Derechos Humanos se convierte en un estándar mínimo de aplicación en todos los países, por encima, incluso, del hecho de que un país concreto la haya firmado o no.

Sin embargo, en el actual contexto de crisis en que vivimos se produce un cuestionamiento del Estado del Bienestar y las políticas de intervención del Estado, sin darnos cuenta de que el recorte en derechos sociales nunca viene solo y se empobrecen todos los discursos. No hay libertad de expresión y se elimina el debate político, hacia el pensamiento único, de modo que la Democracia se empobrece.

El escenario clave es Europa, donde muchas veces se ha aplicado la ideología del miedo. La historia es cíclica y el actual contexto de Europa es el de la Alemania anterior al nazismo (descrédito de los sindicatos, restricciones a los medios de comunicación y búsqueda de soluciones mesiánicas). Una encrucijada de la que no va a ser fácil salir.

Terminada la Conferencia, a respuesta de las preguntas de los asistentes, Castellá usó el concepto de “umbral de la rebeldía”, (el umbral de rebeldía propio de cada individuo es el número mínimo de individuos, contando él mismo, que son necesarios para que ese individuo se rebele cambiando su pauta de conducta) para explicar cómo Internet está poniendo en contacto estos umbrales sin necesidad de salir al foro público. Es decir, estamos en un proceso silencioso que nos nos lleva a un cambio, “de las naciones a la redes”.

Internet nos cambia la manera de entender el mundo, para bien y para mal. Es un cambio comparable al que dio paso a la Edad Moderna desde la Edad Media. Terminó recordando que hoy hay en el mundo más universitarios que nunca y una conciencia ética universal que traspasa todas las fronteras.

——————————————————————————————————————-

Anuncios